Guille y Ana de safari. Por Guille
Guille y Ana de safari. Por Guille

Safari por Kenia

8 días son más que suficientes, para disfrutar de un safari por algunos de los parques más importantes de Kenia.

Guille y Ana estaban organizando su viaje, uno de esos viajes especiales, de los que son una vez en la vida…y un combinado de safari y paradisíacas playas es un plan difícil de superar.

Era octubre y la migración de ñus y cebras de Masai Mara estaba empezando a desplazarse poco a poco hacia Serengeti, pero todavía podremos contemplar grandes manadas en su extensa sabana

No obstante Masai Mara es mucho más que migración, sus paisajes salpicados de acacias y la infinidad de fauna que en él podemos encontrarnos, lo convierten en un parque imprescindible en cualquier época del año.

Elegantes guepardos. Por Guille

Elegantes guepardos. Por Guille

Poder disfrutar de 2 noches en este parque, bien sea dentro o cerca de las entradas, es una de las mejores experiencias. Dormir en alojamientos “tented” rodeados de naturaleza, donde poder escuchar los sonidos de la noche, es una experiencia que seguro se grabará en nuestros recuerdos.

Guille en campamento Fisi Camp. Por Ana

Guille en campamento Fisi Camp. Por Ana

Amboseli, ese edén para los elefantes con abundancia de agua procedente de los glaciares del Kilimanjaro, uno de los mejores lugares para poder contemplar grandes manadas matriarcales de estos majestuosos animales. La posibilidad de poder contemplar las últimas nieves del Kilimanjaro desde este parque, es sin duda otro de sus grandes atractivos.

Este es uno de los parques donde se prevé un mayor impacto del calentamiento global, puesto que la pérdida de los glaciares del monte Kilimanjaro, supondrá que se deje de proveer agua a los acuíferos que abastecen las charcas en Amboseli. Cuando estas charcas se sequen la fauna del parque se verá obligada a migrar.

Amboseli, elefantes y Kilimanjaro. Por Guille

Amboseli, elefantes y Kilimanjaro. Por Guille

Naivasha, el lago, sus aves e hipopótamos, el paseo por Crescent Island observando ñus, cebras, kudus y antílopes correr a nuestro alrededor.

Es una experiencia diferente, en una jornada en la que tras varias horas de coche, se agradece poder dar un paseo y navegar por el lago, donde podremos ver hipopótamos y pescadores locales compartir las mismas agua.

Paseando por Crescent Island. Por Guille

Paseando por Crescent Island. Por Guille

Y finalmente Nakuru, un parque con un paisaje diferente, que ofrece un contraste de sabana y lago, donde antaño se podía disfrutar de la presencia de miles de flamencos, que convertían sus aguas en un manto rosa. Los cambios de la gestión de los recursos hídricos, ha hecho que los niveles de agua hayan aumentado, dificultando la alimentación de los flamencos. Como consecuencia, el número de estas aves se ha visto drásticamente reducido.

Pero sin duda otro de los atractivos de este parque, es que nos ofrece uno de los últimos reductos donde poder ver rinocerontes en libertad.

El viaje de Guille y Ana, un viaje repleto de momentos, experiencias y recuerdos, seguro imposibles de olvidar.

No nos pongamos nostálgicos, esto no se acaba aquí, nos espera Seychelles, otro paraíso, como culminación de este gran viaje…pero eso, es otra historia…

Echamos un último vistazo, sabiendo que no se trata de un adiós, más bien de un “hasta pronto”…

Disfrutando Amboseli. Por Ana

Disfrutando Amboseli. Por Ana

Muchas gracias amigos por compartir con todos nosotros vuestras experiencias y recuerdos, una enorme satisfacción.

En el apartado inferior podéis escribir vuestras opiniones de Udare.

Vuestra experiencia con Udare puede ayudar a otros viajeros a la hora de planificar su viaje y a Udare a seguir mejorando.