Casa de Karen Blixen. Por Udare

La casa de Karen Blixen, Memorias de África

“Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong. El ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas, y las noches frías.        …”

Isak Dinesen (Karen Blixen)

La casa de Karen Blixen  es uno de los lugares más visitados en Kenia por viajeros y viajeras que deciden pasar un día en Nairobi, antes o después realizar un safari.

Casa Karen Blixen, película “Memorias de África” por Udare

Casa Karen Blixen, película “Memorias de África”. Por Udare

Si hablamos de Karen Blixen quizá te cueste ubicarla pero ¿y si hablamos de la película Memorias de África? Entonces seguro que sí te viene rápidamente a la memoria imágenes y melodías de la película, protagonizada por Meryl Streep y Robert Redford. Obtuvo siete Premios Óscar inlcuyendo mejor película, mejor dirección, mejor guión adaptado y mejor banda sonora, además de otras distinciones.

Memorias de África

Memorias de África

La película Memorias de África relata la vida de Karen Blixen (Maryl Streep, actriz) cuando decide casarse con un primo lejano, el barón Bror Blixen-Finecke y trasladarse a vivir a Kenia, en aquel momento colonia británica de África, donde van a dirigir una plantación de café.

Karen se hace un hueco en tierras keniatas, aprendió swahili y se hizo con las costumbre locales, tanto es así que las personas nativas del lugar la llamaban “hermana leona”. Tras 6 años de matrimonio, Karen decide separarse del barón cansada de sus continuas infidelidades. Es entonces cuando decide sacar adelante sola la plantación de café. Son muchas las dificultades económicas que atraviesa, pero la gente local y su arraigo a tierras africanas le hacen sacar fuerzas para seguir luchando.

Denys Frinch Hatton (Robert Redfor, actor) le hace volver a creer en el amor, aunque éste también se ve truncado cuando fallece en un accidente de avioneta. Karen se acaba viendo derrotada y retorna definitivamente a su país de origen, Dinamarca, aunque una parte suya, siempre se quedaría en sus amadas colinas de Ngong.

Su casa actualmente convertida en museo nacional, se encuentra ubicada en las colinas de Ngong, a unos quince kilómetros al suroeste de Nairobi.

La casa museo está abierta al público y puede visitarse todos los días incluidos fines de semana y festivos en horario de 9:30 a 18:00. Se ofrecen visitas guiadas y cuenta con una pequeña tienda que ofrece artesanías, libros, postales y otros recuerdos.

Oficina Museo Karen Blixen por Udare

Oficina Museo Karen Blixen. Por Udare

 

Esta casa fue construida en 1912 y fue comprada por Karen Brixen y su entonces marido en 1917. En ella vivió hasta el año 1931 cuando Karen decide volver a su Dinamarca natal. En el año 1964 esta casa fue donada por el gobierno danés al gobierno de Kenia como un regalo por su independencia. Pero no fue hasta el año 1986 cuando la casa se abre al público convertida en museo nacional, tras la enorme repercusión y popularidad de la película Memorias de África, Out of Africa, del año 1985.

La decoración interior mantiene muebles originales de Karen así como algunas de sus pertenencias, entre ellas varias de sus pinturas, una de sus grandes aficiones, o su máquina de escribir, que por cierto no se permiten fotografiar por cuidar y proteger su estado original lo mejor posible.

El exterior de la casa museo también ofrece atractivos interesantes como sus cuidados jardines donde se pueden divisar las colinas de Ngong y algunas de las herramientas originarias que Karen utilizaba cuando trabajaba en su plantación de café.

Jardines exteriores casa museo Karen Blixen, Memorias de África por Udare

Jardines exteriores casa museo Karen Blixen, Memorias de África. Por Udare

 

Herramienta original de Karen Blixen para cultivar la tierra por Udare

Herramienta original de Karen Blixen para cultivar la tierra. Por Udare

En Kenia la memoria de Karen Blixen se recuerda con respeto y cariño. La colona europea fue respetuosa y luchó por adaptarse como una lugareña aprendiendo la lengua y costumbres locales. Karen convivió con la etnia Kikuyu que trabajaban sus campos y criaban y comercializaban su ganado y al mismo tiempo con la etnia Masai que residía en una reserva asignada en la parte sur de sus campos.

Su preocupación por el bienestar de sus trabajadores y familias fue el motor que le llevó a luchar hasta límites insospechados. Una escuela para los hijos e hijas kikuyu fue construida en su finca. Dos de ellos captaron especialmente su atención, un pequeño somalí llamado Abdullah quien se llegó a convertir en juez en Somalia y la pequeña Njeri quien lograría que su familia recibiera la llamar dote pagada en su aldea.

Hayas visto o no la película, tan sólo el traíler, leído el libro o simplemente escuchado alguna vez la melodía de su banda sonora, seguro te resulta curiosa la visita a esta casa museo. Una persona lugareña te relatará con detalle parte de la vida de Karen Blixen, divisarás sus amadas colinas de Ngong y verás algunas de las herramientas con las que luchó con su propio sudor, por vivir y quedarse en aquellas tierras que tanto le ofrecieron. Y estamos seguros de que nadie se quedará indiferente con el sentir que trasladan los guías locales contando su vida en África.

  • Fecha 23 mayo 2016
  • Autor udare
  • Categorías
  • Etiquetas