Emilio y Ester en Ngorongoro. Por Emilio
Emilio y Ester en Ngorongoro. Por Emilio

Luna de miel en Tanzania

Una luna de miel en Tanzania, o viaje de novios, sin duda es un viaje más que especial.

En mayo, época de lluvias en Tanzania, éstas pueden hacer acto de presencia, pero el clima está cambiando y cada vez resultan más impredecibles.

Sea como fuere, en el caso de Emilio y Ester las lluvias no les aguó el safari y eso sí, les brindó unos paisajes para el recuerdo.

Un chacal solitario. Por Ester

Un chacal solitario. Por Ester

El día 23 de mayo ellos ponían rumbo a Tarangire, parque de baobabs y elefantes, que en abril y mayo ofrecen todo un espectáculo.

Tarangire, tierra de elefantes y baobabs. Por Ester

Tarangire, tierra de elefantes y baobabs. Por Ester

La hora del picnic desde el mirador del parque, es uno de los momentos más bonitos de esta jornada.

Mirador de Tarangire. Por Emilio

Mirador de Tarangire. Por Emilio

Y ¿qué os parece si para descansar nos vamos a Maramboi Tented Camp, con unas geniales vistas al lago Manyara?

Disfrutando del anochecer en Maramboi. Por Emilio

Disfrutando del anochecer en Maramboi. Por Emilio

Con un anochecer, donde las siluetas de las cebras contrastan con la claridad del lago, pondremos fin al primer día de este intenso safari.

El día 24 de mayo, disfrutamos de Manyara, un pequeño parque que ofrece diversidad de paisajes y la posibilidad de ver los leones trepadores.

Leones trepadores. Por Ester

Leones trepadores. Por Ester

Esta noche nos alojaremos en Lake Manyara Serena Lodge un alojamiento de confort superior y en un entorno privilegiado.

El día 25 de mayo nos espera uno de esos parques, que todos tenemos en nuestra mente cuando nos imaginamos un safari, el cráter de Ngorongoro sin duda, no deja a nadie indiferente.

Mirador de Ngorongoro. Por Emilio

Mirador de Ngorongoro. Por Emilio

Gacelas con las paredes del cráter al fondo. Por Emilio

Gacelas con las paredes del cráter al fondo. Por Emilio

Y esta noche la disfrutaremosen el alojamiento Ngorongoro Serena Lodge con unas geniales vistas al cráter.

Los días 26 y 27 de mayo fueron dedicados a la gran sabana, a la gran extensión, al parque por excelencia el Serengeti.

Ñus y cebras en sus comienzos de migración, conforme la vegetación se va acabando, marcharán hacia el norte a su vecina Masai Mara para buscar alimento nutritivo.

A la espera del inicio de la migración. Por Ester

A la espera del inicio de la migración. Por Ester

Así es la vida, no es un zoológico, aquí la vida y la muerte van de la mano, a veces con crudeza, pero este es el ciclo.

Buitres limpiando un búfalo. Por Emilio

Buitres limpiando un búfalo. Por Emilio

En ocasiones compartimos camino, pero ellos son dueños de sus tierras y con respeto debe tratárseles.

Cediendo el paso. Por Ester

Cediendo el paso. Por Ester

Y la noche, si Serengeti es impresionante de día, de noche es estremecedor.

Tortilis Camp en la zona central de Serengeti fue el alojamiento elegido.

Los sonidos de la noche al calor de la hoguera. Por Ester

Los sonidos de la noche al calor de la hoguera. Por Ester

Tras 2 intensos días en la “llanura sin fin”, el día 28 de mayo tocaba regreso a Arusha, 6 horas de viaje que nos harán recordar los grandes momentos vividos, amaneceres, anocheceres, sonidos, olores e imágenes inolvidables.

Desde el Land Cruiser. Por Emilio

Desde el Land Cruiser. Por Emilio

Antes de nuestro regreso a España, nos acercaremos a la zona de Kilimanjaro, para conocer las zonas rurales y costumbres de la etnia chaga, pueblo habitual en esta zona de Tanzania.

Visitando las cuevas chaga en Kilimanjaro. Por Emilio

Visitando las cuevas chaga en Kilimanjaro. Por Emilio

Con este último día cultural pusimos punto y final a un viaje único, naturaleza y vida, VIDA con mayúsculas que hace querer más aún este planeta, que debemos conservar y cuidar.

En este viaje los acompañantes de aventura fueron Eli como guía y Bruno al volante, compañeros y amigos.

Eli y Bruno compañeros de viaje. Por Ester

Eli y Bruno compañeros de viaje. Por Ester

Muchas gracias pareja por confiar en Udare para este viaje tan especial.

En el apartado inferior podéis escribir vuestras opiniones de Udare.

Vuestra experiencia con Udare puede ayudar a otros viajeros a la hora de planificar su viaje y a Udare a seguir mejorando.

Asante sana rafiki

  • Emilio Rebollo Lopez

    Mil gracias a todo el equipo por esa experiencia!

    • udare

      Gracias Emilio por compartir vuestra experiencia y vuestros recuerdos con nosotros.
      Todo un placer teneros con nosotros.
      Un fuerte abrazo a los dos